Nos encontramos en unos meses decisivos para el diseño de la futura Política Agraria Común (PAC) a nivel europeo, español y andaluz y para el desarrollo de la normativa del periodo transitorio de dos años que se aplicaría en 2021 y 2022. La Diputación de Málaga ha aprobado la moción que he presentado para apoyar a los agricultores andaluces, iniciativa que no quisieron respaldar ni el PSOE ni Adelante Málaga.

Ahora más que nunca es necesaria la unidad del sector agrario andaluz, por lo que la Junta de Andalucía y los representantes de las organizaciones ASAJA, COAG, UPA y las Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía han acordado elaborar un documento que recoge los fundamentos de un posicionamiento común sobre el futuro de la PAC. Se trata de una declaración institucional firmada el pasado 28 de septiembre..

Existe preocupación, compartida por todo el sector, respecto al impacto que pueda tener la nueva orientación de la PAC en el campo andaluz, y las consecuencias que provocaría la reducción del 10 por ciento de sus fondos. No se puede exigir más cuando el sector recibiría menos. Conviene recordar que uno de cada cuatro euros del sector agrario español es andaluz.

El sector agroalimentario supone el 10 por ciento del empleo en Andalucía, que es la principal exportadora de frutas, hortalizas y aceite de oliva de la Unión Europea. La PAC ha sido muy importante para alcanzar estos logros, por lo que debemos rechazar un cambio de modelo que impediría al sector seguir creciendo en innovación, avanzando en sostenibilidad y garantizando el desarrollo de nuestros pueblos agrícolas y ganaderos.

Debemos defender ante todas las instituciones todos los posicionamientos incluidos en la Declaración Institucional de Andalucía sobre el futuro de la PAC, donde desde luego destaca el rechazo al recorte del 10 por ciento de sus fondos. A la vez, cualquier propuesta de cambio debe ir acompañada de estudios de impacto que analicen las consecuencias, antes de decidir nada. Además, todavía no ha habido tiempo para analizar convenientemente los efectos de las medidas implementadas en la última reforma de la PAC. El sector necesita estabilidad, simplificación de los instrumentos y agilidad en los procedimientos administrativos.

En el pleno de la Diputación también manifestamos nuestro apoyo a la carta que las organizaciones agrarias y cooperativas enviaron al ministro de Agricultura el 9 de octubre. En la nueva PAC, el Gobierno de España va a tener una mayor capacidad de decisión y no es aceptable un cambio de modelo de regiones para la convergencia que podría provocar reducciones muy importantes en las ayudas que recibe el campo andaluz. Si se quiere seguir aplicando la convergencia en 2021 y 2022 debe hacerse con la misma proporcionalidad y con los criterios de progresividad del periodo que va desde 2015 a 2019, que es lo que reclama el sector. Estamos en un periodo transitorio y debemos evitar cambios traumáticos.

El sector agroalimentario andaluz es esencial para su economía, el empleo y el equilibrio territorial, siendo un sector estratégico para Andalucía, para España y para Europa. Al ser Andalucía la mayor receptora de la PAC a nivel nacional y una de las más importantes a nivel europeo necesita una especial protección de las instituciones en este asunto y por supuesto, en esta defensa estará siempre la Diputación de Málaga.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *