Hace cinco o seis años, algunos con más moral que el Alcoyano machacamos nuestros coches de tanto recorrer Andalucía e ir abriendo sedes. Miro hacia atrás con orgullo y con la necesaria humildad que da el saber de dónde venimos y siento una profunda emoción de ver cómo los andaluces han premiado el trabajo de Juan Marín y la pujanza de Javier Imbroda, en la provincia de Málaga. Porque Málaga vuelve a ser la locomotora del cambio y de la ilusión. De los 21 diputados que atesoramos en el Parlamento desde el domingo, 4 lo son por Málaga. Nuestra provincia se parece mucho a lo que es Ciudadanos: libertad, convivencia, pujanza económica, vocación europea, hospitalaria, prometedora…

En un análisis más sosegado siento un especial orgullo de la consolidación de nuestro proyecto en Málaga capital. No son resultados extrapolables a los municipales porque siempre se manejan claves distintas, pero el domingo volvió a quedar claro que Ciudadanos es una alternativa para nuestra ciudadGracias a los 51.775 votos que nos sitúan en un 21,52% y como segunda fuerza, por delante del Partido Popular. Nos hemos quedado a apenas 1.600 de ganar en la ciudad. 

Quiero dar las gracias a los apoderados, a los vocales de distrito, a la gente de las agrupaciones… El crecimiento naranja es imparable y se abre paso ante una ciudadanía que quiere progreso, empleo, menos impuestos, menos gritos, huir de los agoreros y agitadores y buscar, en definitiva, gente responsable que aporte estabilidad y fortaleza a nuestras instituciones. La luz larga se premia. Vaya si se premia.  Y la moderación. Y el sentido común. Y huir de trincheras y de lo sectario.

Espero que Juan Marín sea el próximo presidente de todos los andaluces y que el PP y el PSOE sean ahora responsables y primen el interés general por encima de las siglas, como Cs ha demostrado siempre que hace.  Desde Málaga estaremos muy atentos, aunque tenemos a Imbroda para comandar esa magnífica representación.  Tengo plena confianza en que la dirección de mi partido tomará las mejores decisiones en todo momento. Pero el cambio es imparable. ¡Ahora sí, Ciudadanos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *